Yo, me voy..

El tiempo para quien se queda pasa más rápido y más lento para quien se va..
Quien se queda envejece y quien se va ralentiza su envejecimiento..
Y, cuando vuelve, lo que se queda ha vivido más tiempo, ha gastado más vida, en un entorno estable y conocido, sin eventualidades que puedan sorprender demasiado, creando teorías de vida con un entorno limitado por el espacio donde se queda..
Y, cuando se ha vuelto, lo que se fue ha vivido menos tiempo, ha ahorrado vida, en un entorno cambiante y desconocido, con nuevos espacios y perspectivas que obligan, en poco tiempo, a adaptarse a nuevas situaciones en una constante incertidumbre..
Y cuanto más espacio ha recorrido quien se va con respecto a quien se queda, más diferencia hay en todo, más estático y rígido es el que se queda y más dinámico y flexible es el que se va..
Mas conservador y previsor es quien se queda y más progresista e impulsor es quien se va..
La mente del que se queda evoluciona estática, invariable, inalterable..
La mente del que se va evoluciona dinámica, fluctuante, versátil..
La diferencia de creencias se amplía exponencialmente..
Imagen de:
https://goo.gl/Rxf1PE

Las personas, las familias, las ciudades, los países.. La Tierra.. Debería moverse más.. O, de hecho, ser consciente de lo que se mueve, porque según la relatividad, nos movemos constantemente en este vehículo espacial tan asombroso, como es nuestro planeta.. Lo que ocurre es que no sabemos salir de la botella y ver qué pasa fuera, por dónde nos estamos moviendo y lo lento que envejecemos con respecto a habernos quedado fuera de esta nave espacial que habitamos.. No sabemos ver que no estamos nunca quietos, ni estables, ni inmutables, por mucho que nuestro cerebro, en su intento por poner orden en el caos de datos infinitos que nos rodean cada segundo, quiera controlar, estabilizar, ordenar y sistematizar, para vendernos la ilusión de que los hábitos estables y el orden inmutable da la felicidad..
Si la felicidad residiese en la estabilidad de la realidad, nuestros árboles serían de piedra, y aún así, serían mutables y cambiantes, sólo que necesitaríamos más tiempo para verlo..
Felicidad, por tanto, se puede asociar a movimiento continuo, y eso lo deberíamos saber desde que nacemos, porque los niños que se mueven, juegan, no paran de sonreír y disfrutar, y siempre quieren más.. Luego, envejecemos y nos hacemos adultos.. Y les obligamos a parar y sentarse 5 horas + 3 horas de regalo diarias para que aprendan a vivir..
No sé cuándo olvidamos, o en qué momento ocurre, lo que innatamente sabemos por la memoria y la propia esencia de cada átomo que nos compone durante un tiempo limitado, porque los átomos que nos construyen nunca se quedan.. Siempre están de paso, dándose el relevo con otros, en un baile del que somos totalmente ignorantes..
Y mientras, nosotros, seguimos intentando que todo sea estable.. No vaya a ser..

#Millanettic's Facts
#PARANOIASMATUTINASL
PARANOIAS MATUTINAS S.L.

Entradas populares